defiende el enfoque de género

ECOS DEL DEBATE VICEPRESIDENCIAL

EL JUEVES 31 DE MARZO DE 2016 SE REALIZÓ EL PRIMER DEBATE ENTRE LOS CANDIDATOS A LA VICEPRESIDENCIA DEL PAÍS. ¿TENDRÁ ESTE ALGUNA INFLUENCIA EN LAS INTENCIONES DEVOTO DEL PRÓXIMO 10 DE ABRIL?

RICARDO LITUMA MUÑOZ

Publicado: 2016-04-01


El día de ayer se produjo un hecho inédito en la historia electoral peruana: Por primera vez se realizó un debate entre los candidatos a la primera Vicepresidencia de la República. El citado debate, organizado por el Grupo RPP e Idea Internacional, tuvo como invitados a los candidatos a la vicepresidencia de las agrupaciones políticas que estaban en los primeros 5 lugares en las encuestas, es decir, José Chlimper (Fuerza Popular), Martín Vizcarra (Peruanos Por el Kambio), Víctor Andrés García Belaunde (Acción Popular), Marco Arana (Frente Amplio) y Lourdes Flores Nano (Alianza Popular).

Como podía suponerse, José Chlimper desistió de asistir al evento. El hecho, aun cuando me parece negativo por cuanto era una valiosa oportunidad para contratar ideas y demostrar la existencia de un plan de gobierno estructurado, debe haber obedecido a un análisis y receta válida en política: El que va primero siempre será objeto de ataques por parte de sus contendores, que siempre estarán dispuestos a asumir más riesgos con tal de escalar en la intención de voto. En tal coyuntura, Fuerza Popular debe haber pensado que, dada la distancia que los separa del segundo lugar en las encuestas, mejor era postergar el inevitable debate para una segunda vuelta. Tiene lógica, pero no deja de generar desazón entre quienes querían ver una actitud valiente y escuchar propuestas.

Sorprendió en cambio la ausencia de Marco Arana, de Frente Amplio. El candidato de la agrupación que lidera Veronika Mendoza, argumentando problemas con el tráfico, llegó bastante tarde al evento; cuando este se encontraba ya en la segunda ronda y a sabiendas que las reglas determinaban la imposibilidad de su participación una vez iniciado el debate. ¿Se trató de una “maniobra” para evitar la confrontación de ideas?, ¿para seguir escondiendo del electorado a un conspicuo representante “antiminero” y de los grupos “duros” de la izquierda cuyas posturas podrían afectar la candidatura de quien ofrece un “gobierno valiente”?; me inclino a pensar que si; pero si no fuese esa la razón implicaría entonces una reprochable negligencia y falta de organización, dejando pasar una oportunidad de exponer sus puntos de vista ante un público ávido de escucharlas.

Respecto al debate, creo que la gran ganadora fue Lourdes Flores Nano, de Alianza Popular. Ella es una política cuajada, con gran experiencia en estas lides. No en vano tiene varias campañas presidenciales encima y, demostrando estar en otro nivel, dio una clase de manejo escénico y del “timing” necesario para estos eventos. Fue concisa al presentar sus propuestas, puso en aprietos a sus rivales con preguntas que evidenciaban el análisis de sus planes de gobierno y hasta se dio el tiempo para criticar los de Fuerza Popular y Frente Amplio.

Martín Vizcarra, de Peruanos por el Kambio, también demostró la existencia y solidez de las propuestas del plan de gobierno de su agrupación política, sin embargo no tuvo un adecuado manejo del tiempo. En varias oportunidades se le quedó corto y tuvo que recurrir al correspondiente para el debate propiamente dicho para tratar de terminar de explicarlas. Además “pisó el palito” que le puso constantemente “Vitocho” y perdió valioso tiempo contestando a sus ataques. Su mejor momento fue en la alocución final, en la que apelando a las emociones, exhortó a dejar un pasado de corrupción e improvisación para darle la oportunidad a un equipo, el suyo, formado por profesionales que han demostrado éxito en los diferentes campos de los que provienen.

La decepción de la noche estuvo a cargo de Víctor Andrés García Belaunde, de Acción Popular. Probablemente consciente que el público objetivo de su candidato presidencial es el mismo que el de PPK, se dedicó todo el tiempo a atacarlo antes que a plantear propuestas. Si uno de los puntos medulares de la crítica que se hace a la candidatura de dicha agrupación política era la aparente falta de consistencia de su plan de gobierno (el más corto y genérico de todos los presentados), “Vitocho” contribuyó a acentuar dicha critica, pues en toda la noche ¡no pudo aterrizar ni una sola propuesta!. Además, tuvo un mal manejo del tiempo. Este le quedó siempre corto para expresar sus ideas, que por lo demás se limitaron a presentar sus experiencias personales antes que encausarlas hacia aspectos generales de los problemas que abordaban.

¿Tendrá algún efecto este debate en el ánimo de los electores?, ¿podrá implicar variaciones en la intención de voto por las candidaturas presidenciales que representan?. Sin desmerecer la importancia que tienen este tipo de eventos y, dada la ausencia de más de ellos en las campañas electorales así como el poco tiempo que resta hasta el día de la elección, sospecho que, a pesar del gran desempeño de Lourdes Flores en el debate, la respuesta de la población a estas preguntas podría resumirse en un “meme” que estoy seguro que ya debe estar circulado en las redes:

“A veces pienso votar por Lourdes Flores, luego me acuerdo que ella siempre gana los debates pero pierde las elecciones y se me pasa”

Escrito por

Ricardo Lituma Muñoz

Abogado, idealista político, amante de los animales, el arte, los viajes e hincha del buen fútbol


Publicado en