analiza el primer año de PPK

¿Y SI PENSAMOS TAMBIÉN EN EL CONGRESO?

RECORDEMOS QUE ESTAS ELECCIONES NO SON SOLO PRESIDENCIALES, TAMBIEN ELEGIMOS REPRESENTANTES AL CONGRESO Y ES NECESARIO HACER UNA REFLEXIVA EVALUACION DE SUS POSTULANTES

RICARDO LITUMA MUÑOZ

Publicado: 2016-04-06


Esta accidentada campaña electoral, centrada básicamente en los procesos de tachas y exclusiones de candidatos como consecuencia de la aplicación de la reciente modificación de la Ley de Organizaciones Políticas, nos ha impedido la adecuada difusión y conocimiento de las propuestas de planes de gobierno de las diferentes agrupaciones que compiten en esta lid; pero también nos ha llevado a dejar de lado la evaluación del otro componente del “combo electoral” que elegiremos este domingo 10 de abril: El Parlamento.

Y es que es el Congreso de la República la institución responsable de viabilizar las reformas legales que el país necesite para enmendar el rumbo perdido, la responsable de la fiscalización de los actos del Poder Ejecutivo, el balance de poder.

Esta institución sin embargo, goza hoy en día de muy poca aceptación. los congresistas “mataperros”,“comepollos”, “robacables”, “lavapies” entre otros, con el uso frívolo y corrupto del poder han conseguido generalizar en la opinión pública la idea que el Congreso está lleno de sinvergüenzas y que nada hará cambiar dicha situación.

Pero ¿gracias a quien han llegado estos malos elementos al parlamento?, pues precisamente gracias a nosotros, los electores; y entonces debemos caer en cuenta que la responsabilidad es compartida.

La elección de nuestros representantes al Congreso es tan importante como la elección del Presidente de la nación y por eso es imperativo hacer una concienzuda evaluación de quienes serán los que reciban nuestro voto, máxime si lo que se avecina es otro escenario de fragmentación de la representación parlamentaria en el cual ningún partido político obtendrá la mayoría absoluta, necesitándose por ello capacidad de conciliación y entendimiento entre las fuerzas políticas que estén allí representadas.

Necesitamos un Congreso en el que la capacitación y profesionalismo de los parlamentarios constituya el denominador común y en el que más allá de las divergencias ideológicas de sus integrantes, prime en ellos la honestidad, la responsabilidad y la vocación de servicio.

Por ello, no podemos generalizar y caer en el facilismo de fomentar una renovación total de la representación parlamentaria. También es necesario tener en ella a congresistas “profesionales”, congresistas que, además de su preparación académica, cuenten también con esa experiencia que los constituya en el soporte para una adecuada y fluida transición del poder, a la par de servir de ejemplo y guía para el accionar de los nuevos congresistas.

Por ello, con total independencia de las preferencias electorales del lector y para no ser acusado de parcialización, me permito citar 3 congresistas, a manera de ejemplo, cuya reelección considero sería un gran acierto para el país:

- Luis Galarreta Velarde: Lucho Galarreta va con el N° 4 de Fuerza Popular. Se trata de un congresista que siendo “joven” aun cuenta con una importante experiencia política. Reconocido por aliados y adversarios, así como por la prensa, como una figura honesta. Fue un severo presidente de la Comisión de Ética del Congreso y pionero en esta institución en establecer prácticas de transparencia al inaugurar un portal web (http://www.luchogalarreta.pe/) en el que daba cuenta de todos sus actos como congresista (votaciones en proyectos de ley, reuniones con autoridades y ciudadanos con sus respectivas agendas, ingresos y gastos, etc.). Además ha sido un importante actor en las discusiones por la reforma del sistema privado de pensiones y la ley universitaria.

- Luis Ibérico Núñez: Va con el N° 2 de Alianza para el Progreso y es el actual presidente del Congreso. Su trayectoria lo muestra como un luchador por la democracia (recuérdese su participación en la caída de Montesinos). Además tiene vocación institucionalista, pues junto con Lucho Galarreta han sido responsables de sacar adelante, y tras muchos años de espera, el Estatuto del Servicio Parlamentario; norma que permitirá el establecimiento de una línea de carrera para los trabajadores del Congreso y eliminará la posibilidad que dicha institución sea utilizada como fábrica de empleos para las mesas directivas de turno.

- Javier Bedoya de Vivanco: Va con el N° 4 de Alianza Popular. Es un Congresista con gran experiencia en el Parlamento y de reconocidas capacidades en el derecho constitucional, que unidas a la seriedad y vocación de dialogo que lo caracterizan, hacen de él una garantía de profesionalismo en la institución.

Se trata solo de 3 ejemplos de personas para quienes es verdaderamente un honor y una gran responsabilidad ser electo Congresista de la República. No son los únicos estimado elector, pero este seguro que si opta por alguno de ellos, no habrá desperdiciado su voto.


Escrito por

Ricardo Lituma Muñoz

Abogado, idealista político, amante de los animales, el arte, los viajes e hincha del buen fútbol


Publicado en