defiende el enfoque de género

CONCLUSIONES Y LECCIONES TRAS LA PRIMERA VUELTA

Un balance de los actores, principales y secundarios, del proceso electoral y las lecciones que este nos va dejando.

RICARDO LITUMA MUÑOZ

Publicado: 2016-04-20


Estando ya definidos los resultados de las elecciones del pasado 10 de abril, comparto con ustedes estimados lectores algunas reflexiones:

LA VIGENCIA DEL MODELO ECONÓMICO

Los resultados de la votación del 10 de abril expresan que un sector mayoritario de la población está de acuerdo el modelo económico adoptado en el presente siglo. Están conscientes de la necesidad de realizar ajustes en el mismo pero no desean su cambio por otro. Inclusive me animaría a decir que un buen porcentaje de los votantes de Verónika Mendoza y Gregorio Santos están en la misma línea (Puno, bastión de Frente Amplio es en su gran mayoría una ciudad de comerciantes y la matriz de transferencia de votos de Gregorio Santos indicaba como opción alternativa a Keiko Fujimori). Por ello no se aleja de la verdad PPK cuando señala que el voto de Frente Amplio tiene un gran componente de frustración; pues en realidad más que un voto ideologizado, se trata de un voto en busca de una nueva cara política y de protesta por la falta de presencia del Estado, cuando no por su ineficiencia para actuar y proveer de los servicios básicos que a él le corresponden.

KEIKO FUJIMORI Y FUERZA POPULAR

Como ya se sabía, obtuvo el primer lugar en la votación del domingo. Pasó de obtener 24% de los votos válidos en el 2011 a casi 40% esta vez, pero sin poder lograr la meta de asegurar una presidencia en primera vuelta. Sin embargo el trabajo realizado a lo largo de estos últimos 5 años le ha dado un fruto sorprendente: la mayoría absoluta de la representación congresal, pues aumentó de los 37 congresistas conseguidos en el 2011 a una mayoría absoluta de 71 parlamentarios en esta elección, incluyendo en ella la posibilidad de tener a congresistas de todas las circunscripciones electorales y mayoría en 22 de las 26 existentes. Con casi 19 puntos de ventaja sobre PPK, está a menos distancia para conseguir la presidencia y puede exhibir una bancada que le otorgaría garantía absoluta de viabilidad en cuanto a las reformas que considere necesario realizar para llevar a cabo su plan de gobierno; pero es precisamente esa misma “fortaleza” la que podría convertirse en una “debilidad”, pues esa mayoría parlamentaria tan abrumadora podría terminar afianzando los temores del retorno de un gobierno de corte autoritario que sus adversarios trataran de estimular para derrotarla.

PEDRO PABLO KUCZYNSKI Y PERUANOS POR EL KAMBIO

Como pronostiqué en un artículo anterior (http://zoonpolitikon-ricardolituma.lamula.pe/2016/04/09/bola-de-cristal-electoral-ii/zoompolitikon/) llegó a la segunda vuelta gracias al trasvase de los “Barnecheveres”. Si bien obtuvo más votos que Verónika Mendoza y el Frente Amplio, esa segunda mayoría parece endeble. Con una representación fundamentalmente capitalina (de sus 18 congresistas, 10 son de Lima Metropolitana, 1 de Lima Provincias y 1 del Callao). Su bancada comprende a solo 6 circunscripciones electorales además de las 3 antes mencionadas y solo pudo ganar en votos en Arequipa (pero empatando representantes con el Frente Amplio). Tiene mucho más terreno que remontar que Keiko Fujimori para ganar la segunda vuelta, pero sus menores anticuerpos en contraposición al extendido sentimiento antifujimorista (en la que tiene una diferencia de aproximadamente 10 puntos a favor) puede terminar jugando para su causa. No obstante debe asegurarse de establecer claras diferencias entre las propuestas de ambas candidaturas y dejar de cometer errores tan evidentes como la fallida visita a Gregorio Santos y la declaratoria de intención de aprobar una ley de “arresto domiciliario” para Alberto Fujimori, para poder nuclear al antifujimorismo entero en apoyo a su candidatura.

VERÓNIKA MENDOZA Y FRENTE AMPLIO

Obtuvo el tercer lugar. Con ella, “la izquierda a la izquierda del Nacionalismo” si bien obtuvo menos escaños que los que obtuvo la alianza que llevó a Ollanta Humala al poder (20 en lugar de 47), tendrá una bancada más representativa que la de Peruanos por el Kambio; pues ganó en Ayacucho, Cusco y Puno, empató con PPK en Arequipa y sus congresistas representaran a 14 circunscripciones electorales. Considerada por algunos analistas como una nueva líder en la izquierda que no se veía desde los tiempos de Alfonso Barrantes en los años ochenta; creo sin embargo que por el momento podemos hablar de una indiscutible nueva “figura” en la política peruana con opción de otra interesante participación para el 2021. No obstante, tomando en cuenta que el partido por el que postuló no le pertenece (Frente Amplio es en realidad Tierra y Libertad, el feudo de Marco Arana y Marisa Glave, más 2 “micro agrupaciones”: el Movimiento Sembrar y el Movimiento por la Gran Transformación-Frente Patriótico), que muchos de sus congresistas electos se sienten más a la izquierda que la propia Mendoza y que la “unidad” es una virtud prácticamente inexistente en la izquierda peruana, pienso que sus dotes de liderazgo, más allá de esta campaña, tendrán que ser demostradas en este quinquenio.

ALFREDO BARNECHEA Y ACCION POPULAR

El trasvase de sus simpatizantes a favor de PPK redujo su votación (que además parecía haber alcanzado techo ya). Sus simpatizantes sostienen que la suya ha sido una performance notable pues pasó del rubro “otros” (que compartía con Verónika Mendoza) a quedar cuarto en el resultado final. No obstante si tomamos en cuenta que el crecimiento de estos dos candidatos también fue influenciado por la salida de Julio Guzmán de la contienda, el 6.97% finalmente obtenido no se diferencia mucho de lo conseguido por Paniagua en el 2006 (5.753%) y Alva Orlandini en 1985 (7.3%), representantes de Acción Popular que también compitieron en solitario; aunque debe reconocerse el valor de volver a competir en esa condición y no amparados en una alianza de partidos. Le ha devuelto presencia y autonomía política al partido pero su representación parlamentaria es pobre y básicamente limeña (contará además con un representante en Arequipa y otro en Cusco). Veremos si se mantiene en el escenario político durante los próximos 5 años.

ALÁN GARCÍA Y ALIANZA POPULAR

Un Desastre total. El magro 5.83 % obtenido por los dos más importantes partidos históricos de finales del último siglo y comienzos del presente trae diversas conclusiones:

1. La alianza en si misma fue un error. El APRA, el PPC y VAMOS PERÚ (si, eran 3 agrupaciones, aunque esta última fue prácticamente inexistente en la campaña) apostaron por vender la idea de 2 partidos que depusieron sus diferencias en pos de la gobernabilidad del país, pero la percepción del elector fue todo lo contrario: 2 partidos tradicionalmente enfrentados, ahora unidos por intereses electorales.

2. La alianza no comprendió que García era un candidato con demasiados anticuerpos y el mayor antivoto de todos (incluso mayor que Keiko). Además no representaba ninguna novedad. Era el más representativo del “Establishment” Político que la gente rechaza y ya había tenido su “segunda oportunidad”. Una tercera era demasiado y el elector lo hizo saber claramente desde el principio de la campaña.

3. A pesar de la “jubilación electoral” de García, el APRA, aunque por poco, pudo pasar la valla electoral y obtener 5 congresistas (3 de Lima, 1 de La Libertad y 1 de Lambayeque). No son muchos pero todos con experiencia parlamentaria como para mantener presencia en el próximo quinquenio. Aun así necesitaran pasar por una renovación de cuadros y Enrique Cornejo asoma como una de las figuras que se potenciará con esta situación.

4. El PPC, fue el principal perdedor de la alianza. Esta fue buscada por ellos para salvar la valla, pero a que costo, pues no consiguió ningún escaño y además sacrificó a su principal referente: Lourdes Flores. Sin representación alguna, mejor hubiera sido abstenerse de participar y mantener la inscripción.

5. El simpatizante del PPC no perdonó una alianza que consideró “contra natura” y castigó por igual a los 2 bandos del pleito interno que los desangraba. Ello obligará a dicha agrupación a una necesaria renovación. Lourdes Flores ya lo asumió y declaró así y debería pasar lo mismo con Raul Castro. Hay 2 dirigentes que, sin embargo, saldrán fortalecidos del desastre: Marisol Pérez y Alberto Beingolea. Ambos se opusieron a la alianza y declinaron de participar en ella. El tiempo les dio la razón.

GREGORIO SANTOS Y DEMOCRACIA DIRECTA

Una sorpresa total. El inesperado ascenso de “Goyo” en el último tramo de la carrera electoral lo saco del rubro “otros” para alcanzar un 4% de las preferencias. A pesar de haber ganado indiscutiblemente en Cajamarca, el porcentaje nacional antes mencionado le impedirá acceder a la representación parlamentaria, pero debe dejar en claro para los demás candidatos el alto grado de insatisfacción en la zona con el sistema. En cuanto a Democracia Directa, esta sigue sin ser una organización política realmente representativa de la nacion; simplemente fue el vehículo utilizado por Santos para la campaña pero no más.

ALEJANDRO TOLEDO Y PERÚ POSIBLE

Un candidato que con el transcurso del tiempo ha acentuado todos sus defectos y disminuido todas sus virtudes. Al igual que con García las acusaciones de corrupción que lo vinculaban directa o indirectamente también le estaban pesando mucho y su candidatura no despegaba. Nunca supo cuando retirarse y ahora, obligado a una reinscripción por no haber alcanzado la valla electoral y sin figuras políticas que lo acompañen enfrenta una probable extinción del partido. Triste final para quien fuera en alguna oportunidad, Presidente de la República.

FERNANDO OLIVERA, ANTERO FLORES Y MIGUEL HILARIO

Salvo la anécdota que constituyó la “pateadura” que le propinó Fernando Olivera a Alan García y que le permitió alcanzar un empate técnico con la votación de Alejandro Toledo, fueron Tres candidaturas sin mayores pretensiones y que se suman al conjunto de estadísticas que arroja toda elección.

CESAR ACUÑA Y ALIANZA PARA EL PROGRESO

Como mencione en un artículo anterior (http://zoonpolitikon-ricardolituma.lamula.pe/2016/03/10/acuna-y-guzman-las-dos-caras-de-la-moneda/zoompolitikon/), el reto de Alianza para el Progreso era pasar la valla sin tener candidato presidencial iy vaya si lo consiguieron!. Demostraron por qué había sido la organización política de mayor crecimiento a nivel nacional en los últimos años. Las alianzas regionales establecidas y los recursos económicos con los que contaron les permitió conseguir el objetivo de convertirse en una bancada con una representación considerable, con presencia en 7 circunscripciones territoriales y en número superior a la suma de la representación congresal de Alianza popular y Acción Popular juntas.

DANIEL URRESTI Y EL PARTIDO NACIONALISTA

Otro de los grandes perdedores en esta contienda electoral. Daniel Urresti porfió por ser candidato del partido de gobierno y finalmente lo consiguió. Empezó entusiasta la carrera a pesar de conocer la pobre aprobación del gobierno, pero nunca sospechó que sería traicionado por su propio partido. Murió con dignidad; la que no tuvo el Partido Nacionalista, que recurrió a reclutar un variopinto grupo de candidatos, otrora enemigos como Susana Villarán, cuestionados por vínculos con la corrupción como Heriberto Benítez, o de la farándula como “Zumba” con tal de levantar una casi inexistente intención de voto. Al final, el gobierno que llegó denostando a los partidos “tradicionales” y criticando a las administraciones anteriores terminará peor que estas: sin poder obtener congresistas que puedan defenderlos de las acusaciones e investigaciones que, indudablemente, vendrán después. En tal contexto, el futuro de la agrupación parece incierto.

JULIO GUZMÁN Y TODOS POR EL PERÚ

Como en una montaña rusa, Julio Guzmán llegó rápidamente a tener una posición expectante en la intención de voto ciudadana, pero con la misma velocidad su candidatura se desinfló por las decisiones de los Jurados Electorales respecto a la validez de los procedimientos internos del partido para su designación como candidato. Quedó en la percepción de sus simpatizantes y gran parte de la población que Julio Guzmán fue víctima de un complot para sacarlo de campaña, pero el tiempo pasa y el olvido llega. Todos por el Perú no tiene autoridades políticas en ejercicio y no las obtendrá en estas elecciones; por lo que el reto de mantenerse vigente en el escenario político nacional es enorme. El tiempo dirá si su propuesta era realmente consistente.

LOS JURADOS ELECTORALES

En el Futbol suele decirse que un buen árbitro es el que pasa desapercibido y deja que el juego fluya. Por el contrario, en este juego electoral los Jurados Electorales Especiales y el Jurado Nacional de Elecciones hicieron un triste papel con sus idas y venidas; convirtiéndose en protagonistas, generando inestabilidad, falta de predictibilidad e impidiendo que quedará tiempo para poder escuchar y evaluar las propuestas de los candidatos que terminaron más preocupados en efectuar descargos a procedimientos de tachas y exclusiones. La cereza del pastel la puso el JNE con su pronunciamiento, 24 horas antes de las elecciones, sobre la aplicación de la valla electoral que terminaría beneficiando a Alianza Popular. Aún les queda la segunda vuelta (el segundo tiempo del partido) para enmendar su actuación, pero ya tienen pendiente otro tema espinoso: definir si es que los partidos políticos que se retiraron de la contienda electoral antes del 10 de abril perderán la inscripción por haber participado ya de una parte del proceso.

LAS ENCUESTADORAS

Como he sostenido desde hace tiempo las encuestas y las encuestadoras serán siempre criticadas y puestas en tela de juicio por quien no se ve favorecido en ellas. Las encuestadoras basan su prestigio en la certeza de sus mediciones y proyecciones, por lo que no pueden “ayudar” a nadie más allá del margen de error. Así, salvo IDICE de probada filiación aprista y cuyas cifras estuvieron siempre en contra de las tendencias, las empresas más serias estuvieron bastante cerca de los resultados finales, demostrando con ello la veracidad de la tesis sostenida por este autor. Por otro lado, en tiempos de internet y acceso a la información global, carece de sentido mantener la prohibición de divulgación de encuestas en el país a una semana de las elecciones nacional. Ya es hora de modernizarnos un poco y dejar de ocultar la realidad.


Escrito por

Ricardo Lituma Muñoz

Abogado, idealista político, amante de los animales, el arte, los viajes e hincha del buen fútbol


Publicado en