defiende el enfoque de género

ROLLER BOOGIE

PATINADAS DE PELÍCULA EN LAS CAMPAÑAS DE LOS DOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES

En una campaña tan apretada, las caídas y resbalones de los candidatos presidenciales y sus allegados más cercanos pueden ser de una repercusión mayor de la que ellos mismos creen.

RICARDO LITUMA MUÑOZ

Publicado: 2016-04-26


Habiéndose iniciado ya la segunda parte de la campaña electoral para obtener la Presidencia de la República, los resultados de los primeros sondeos de opinión y simulacros de votación de las principales encuestadoras nos muestran que hay entre los dos candidatos un virtual empate técnico. Este escenario, sumado al hecho que ambas candidaturas son similares en su esencia, es decir en cuanto a su defensa del modelo económico actual y de la necesidad de hacer ajustes en él, me lleva a pensar que el triunfo final estará de lado, no del que muestre más virtudes o mejor programa, sino del que cometa menos errores o explote mejor los del rival, y por ello deben cuidar mucho cada uno de sus movimientos.

Sin embargo, como en la película que da nombre a este artículo, parece que los equipos de Fuerza Popular y Peruanos Por el Kambio han empezado a tener sus primeras “patinadas”.

PERUANOS POR EL KAMBIO

En Peruanos por el Kambio, los primeros errores de campaña provinieron del mismo candidato. Así por ejemplo, apenas se conocieron los resultados oficiales de la primera vuelta y sabiendo que Fuerza Popular tendría mayoría absoluta en el Congreso, PPK se apresuró en anunciar que "En el Congreso si ellos logran aprobar una legislación para gente mayor que cumpla sentencia en su casa; no indultar, sino cumplir la sentencia, el presidente de la República, ojalá sea yo, la firmaría".

Luego, declaró su determinación de visitar al Candidato Gregorio Santos, que se encuentra internado en prisión por el proceso penal que se le sigue, señalando su intención de “entender un poco cuál es su cultura antiminera y de repente de ahí podemos sacar algo positivo”. El previsible resultado de dicha declaración lo obtuvo vía Twitter: “Es lamentable que @ppkamigo por votos quiera acercarse a nosotros […] No aceptamos visita de PPK, su intención es sólo electoral, nuestros principios están primero”, escribiría el suspendido gobernador regional de Cajamarca.

Hace unos días en Ayacucho, en una reunión con los integrantes de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP), tuvo unas polémicas declaraciones respecto a qué hizo cuando se vivió en el país la época de terrorismo. “Yo viví como ministro el inicio del terrorismo. Me colgaron simbólicamente en la Vía Expresa y me fui del Perú después de eso porque era un lugar bien peligroso. Pero ellos estaban aquí en el campo, estaban anclados y no podían hacer nada”, dijo.

Y finalmente hace poco aseguró que de llegar al Gobierno impulsará la creación de un seguro de desempleo para nuevos trabajadores en reemplazo de la Compensación por Tiempo de Servicio (CTS).

En el primer caso, parece que PPK no comprendiese que su electorado no es el fujimorista sino todo lo contrario, o ¿acaso cree él que los antifujimoristas se van a alegrar con un PPK “más papista que el Papa” alentando una salida para el padre de Keiko Fujimori que ni sus propios partidarios la planteaban por ser contraproducente en términos electorales?.

En el segundo caso, era un evidente error de cálculo el intento de acercamiento con Gregorio Santos. Si este se ubicaba políticamente a la izquierda de Verónika Mendoza, quien ya lo había criticado bastante por su propuesta “neoliberal”, ¿Qué le hacía pensar que obtendría un resultado positivo con un candidato más “radical” que no tenía nada que ganar pero si mucho que perder con un acercamiento con quien se situaba en las antípodas de su pensamiento?. El desaire era pues, un resultado previsible.

En el tercer caso, PPK no cayó en cuenta que con sus declaraciones se mostraba como un aspirante a ser el líder máximo dela nación que, cuando fue Ministro y autoridad política, lejos de enfrentar con aplomo las amenazas del terrorismo como lo hicieron otras autoridades, abandonó el país a la primera oportunidad. ¿Es esa la imagen que esperan los electores de quien como presidente debería encabezar la lucha contra el terrorismo y la delincuencia?, ¿no anula con eso los esfuerzos de su equipo técnico en materia de seguridad ciudadana por convencer al electorado que podrán solucionar el problema de la inseguridad?, ¿no ayuda a posicionar mejor a su rival, que cuenta con el recuerdo de la gestión triunfante del padre sobre el terrorismo?.

Finalmente en el cuarto caso, partiendo de la idea que el seguro de desempleo como reemplazo de la CTS podría ser una propuesta que ayudase a disminuir los sobre costos laborales y con ello facilitar la generación de más empleo formal, esta aún debe ser objeto de mayor explicación y sustento. Pero lo cierto es que se trata de una propuesta que, desde el momento que implica la “desaparición” de un beneficio al que ya estaba acostumbrada la población, difícilmente sería asimilada positivamente por esta; y ello no fue percibido por PPK, quien ahora le ha dado munición al enemigo para que le sigan disparando el mote de “candidato de los empresarios”.

FUERZA POPULAR

En Fuerza Popular, por el contrario, los errores al comienzo no vinieron de la candidata sino de sus adláteres.

Así, la primera en “patinar” fue la reelecta congresista Cecilia Chacón, quien en una entrevista con el periodista Beto Ortiz sostuvo que su partido cree que el ex presidente Alberto Fujimori “tiene que salir (de prisión) por la puerta grande” y, añadió que el Poder Judicial debía reconocer que el juicio que afrontó “es nulo”.

El siguiente en hacerlo, fue el también reelecto Congresista Héctor Becerril. Previamente la Congresista Ana Jara, representante del gobierno saliente, ante el abrumador resultado electoral de Fuerza popular que le daría la mayoría absoluta en el próximo Congreso, expresó sus deseos porque Fuerza Popular concertase con otras fuerzas políticas electas una agenda parlamentaria en común.

¿Cuál fue la respuesta de Becerril?, “en la historia republicana del país, para poder gobernar, se ha buscado hacer consensos de minorías para hacer los grandes cambios que el país necesita. Esta vez, el país ha hablado en las urnas: no está pidiendo que haya consenso de minorías”

Ya había expresado en un artículo anterior (“CONCLUSIONES Y LECCIONES TRAS LA PRIMERA VUELTA”) que la mayoría absoluta conseguida por Fuerza popular, si bien le podía otorgar garantías de viabilidad en cuanto a las reformas legislativas que dicha agrupación considerase necesario realizar para llevar a cabo su plan de gobierno, podía terminar siendo un boomerang y afectar su candidatura; pues precisamente esa misma mayoría parlamentaria tan abrumadora podría terminar afianzando los temores del retorno de un gobierno de corte autoritario como el que se le criticó a su padre.

¿Dejaron escapar Chacón y Becerril, voceros oficiales de su campaña, evocaciones nostálgicas del pasado fujimorista?, ¿o simplemente se trató de declaraciones “descontextualizadas” como señalaron sus autores?. Lo cierto es que sirvieron para que inmediatamente sus rivales políticos alzaran la voz de alarma ante el “inminente retorno del pasado fujimontesinista”.

Keiko Fujimori, presurosa, realizó un control de daños y los mandó a una cura de silencio, sacándolos del equipo de voceros de la campaña… pero pronto sería ella misma quien tomaría la posta con las declaraciones desafortunadas.

Así en un mitin realizado en Lurigancho, la candidata afirmó que en un eventual gobierno suyo devolverá el sistema 24x24 a la Policía Nacional del Perú (PNP), pues consideraba que “por lo menos deberían permitirles utilizar su día de franco para poder trabajar”.

El sistema en mención, había sido creado a inicios de los años noventa, durante el primer gobierno de Alberto Fujimori, para compensar los magros sueldos de los agentes policiales, permitiéndoseles trabajar para privados en sus días de descanso; sin embargo la experiencia demostró que dicha medida fue perjudicial en términos de la eficiencia del trabajo policial, en tanto que sus efectivos priorizaban el “trabajo extra” y dejaban de lado, por cansancio y desidia, el trabajo en la institución.

El actual gobierno, para que los policías no se vieran obligados a trabajar en su día franco en otros lugares, procedió a establecer incrementos progresivos en los ingresos del personal policial y, en enero del presente año eliminó ese sistema a fin de que estos trabajen a tiempo completo para la institución.

Es preciso reconocer que el proceso de reforma salarial en la Policía no se ha manejado bien. El incremento se ha dado a través de bonos que no son pensionables pero, en términos prácticos, lo que reciben hoy entre remuneración y bono es similar, cuando no mayor que lo que recibían por esos trabajos adicionales (y el aumento ha sido mayor precisamente entre el personal subalterno y los oficiales de menor graduación, los que fundamentalmente están en las calles). Una mejora sería avanzar al siguiente estadio: que los bonos pasen a ser pensionables; pero plantear el retorno del 24 x 24 sería un retroceso injustificable en lo avanzado.

Lo curioso del caso es que dicha propuesta no se encuentra dentro del plan de gobierno de Fuerza Popular y los voceros de su propio equipo de plan de gobierno en materia de seguridad ciudadana expresaron su desacuerdo con la propuesta. ¿La consecuencia?, dejaron de aparecer en medios y fueron reemplazados por otros tratando de justificar una propuesta que aparece entonces como una medida populista y demagógica.

Luego, el pasado domingo en el programa “Panorama”, defendiéndose de las afirmaciones de PPK en el sentido que Keiko Fujimori tenía el objetivo de instaurar una "dinastía política", esta expresó que en el año 2021 "no habrá ningún candidato (a la presidencia) que se apellide Fujimori".

¿Qué hizo entonces su hermano Kenji?, para beneplácito de sus opositores y como desmintiendo a su propia hermana publicó en Twitter: "La decisión es mía: solo en el supuesto negado que Keiko no gane la presidencia, yo postularé el 2021".

¿Es que acaso Kenji no advirtió que las declaraciones de su hermana tenían por objeto ganar credibilidad ante un electorado que desconfía aun de las intenciones de la candidata y el partido?, y si es Fuerza Popular un partido realmente democrático, ¿no es acaso apresurado, cuando no atrevido, anunciar de antemano que él sería el candidato de Fuerza popular para el 2021?, ¿no debería pasar primero por unas elecciones internas? o por llevar el apellido Fujimori ¿es un predestinado para tal misión?

La campaña de la segunda vuelta recién empieza pero, como podrá apreciar mi estimado lector, promete mostrarnos un show de “patinaje” con profusión de “piruetas” de los candidatos y sus equipos.


Escrito por

Ricardo Lituma Muñoz

Abogado, idealista político, amante de los animales, el arte, los viajes e hincha del buen fútbol


Publicado en